MARCHA FEDERAL CONTRA EL AJUSTE
Martes 5/06/2018

El primer orador del acto central de la movilización "Contra el ajuste, por pan y trabajo", el dirigente Daniel Menéndez reclamó la convocatoria a un paro nacional activo y sostuvo que los movimientos sociales están dispuestos a "poner el pecho para defender la paz". El titular del gremio de Canillitas y ex diputado nacional Omar Plaini, poco antes, exhortó a la oposición a "transformar esta protesta en un movimiento alternativo".

Organizaciones sociales, gremiales y políticas colmaron el centro porteño y a partir del mediodía convergieron sobre Plaza de Mayo después de haber recorrido todo el país bajo la consigna “Contra el ajuste, por pan y trabajo”. El veto presidencial de ayer sumó una nueva bandera al reclamo –contra el veto- y mudó la concentración final del Congreso a la Plaza, para que el repudio al ajuste y a la política tarifaria de Cambiemos llegue de manera directa a la Casa Rosada.

"A lo largo de la historia estos ajustes terminan con hechos complicados, y nosotros queremos llamar al gobierno a la paz. El veto es una señal muy complicada porque rompe todos los puentes de diálogo. Un ajuste como el propuesto pone en riesgo la paz social", sostuvo Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie, desde el acampe de su organización en Liniers. Para Menéndez "sobran motivos para un paro nacional”. El dirigente espera que esta marcha federal “sea una oportunidad para que haya un paro activo con una señal muy nítida contra esta política económica".

Dina Sánchez, del Frente Popular Darío Santillán, a su turno, denunció que “venimos de los barrios más humildes, sin luz ni cloacas y los grandes medios muestran lo que les conviene”. Recordó que hace pocos días hubo una marcha de los vecinos de la Villa Itatí, de Quilmes, “que no tienen nada por la lluvia (...) pero los medios no dicen nada, salvo si hay inseguridad”, como sucedió con los “pibes a los que golpeó la Prefectura en la Villa 21-24. Por último, exhortó a los dirigentes gremiales a ponerse a la cabeza de los reclamos porque "si no, que se pongan a un costado, porque serán cómplices”.